Cerrar X
Escríbenos
Una de las características distintivas de nuestros negocios actuales es su naturaleza caótica. Este caos tiene su origen en un continuado ritmo de cambios y en ascendentes niveles de complejidad. El cambio rápido y la complejidad crean un medio de altos riesgos, donde responsables de la toma de decisiones tienen una baja certeza acerca del futuro.

Afirmar que “lo único constante es el cambio”, no es simplemente una expresión ingeniosa de una aparente contradicción sino una realidad de nuestra vida actual. Cambios en los mercados, normas, presupuestos, tecnologías y el personal, generan cambios en las necesidades y en requerimientos de los proyectos.
En el terreno del management, el concepto de desorden no es nada nuevo para quienes practican la dirección de proyectos. En la dirección de proyectos domina la ley de Murphy: "si las cosas pueden salir mal, saldrán mal".

Muchos de los proyectos fallan por falta de habilidades de manejo (gerenciamiento) de proyectos. Subestimar la complejidad el proyecto, e ignorar el manejo conveniente del cambio son las razones básicas de estas fallas.
Un software hoy en día no debe solamente automatizar los procesos, debe además crear valor para el negocio, mejorando el servicio al cliente o creando una ventaja competitiva, en definitiva, un impacto medible en la línea de base del negocio.

Regístrese para leer más...

Contacto

 

Contáctenos

Aliados