Cerrar X
Escríbenos
Para Jody Foster, personas de comportamiento conflictivo en cualquier tipo de organización —desde una gran empresa a un gran centro de salud— pueden envenenar la atmósfera de todos aquellos con los que se relacionan. "Gente es gente, no importa de qué tipo de industria formen parte. Las personas van al trabajo con su personalidad", dice Foster. "Cuando se comportan de manera inadecuada —como, por ejemplo, incomodando a los empleados que trabajan bajo sus órdenes, microgestionando de forma compulsiva, manifestando tendencias narcisistas— las consecuencias pueden ser devastadoras para el ambiente laboral".

Foster, que es jefa del Departamento de Psiquiatría del Hospital de Pensilvania, en Filadelfia, fundó y dirige el Programa de Profesionalismo de Penn Medicine (PPPM, según sus siglas en inglés), que surgió, en parte, porque la Comisión Conjunta (antigua Comisión Conjunta para la Acreditación de las Organizaciones de Salud) exige que los hospitales tengan una política para lidiar con comportamientos que "minan la cultura de la seguridad".


Regístrese para leer más...

Contacto

 

Contáctenos

Aliados