Cerrar X
Escríbenos
“Existe la creencia totalmente errónea de que si ves mal y te pones gafas, cada vez verás peor o que te aumentará más rápidamente la graduación. También se tiende a decir que si empiezas a tener problemas para ver de cerca, es mejor aguantar y esperar, porque cuando finalmente te pones gafas empeorará tu visión y dependerás ya para siempre de ellas”. Así lo explica Sara Bueno, responsable del Área Docente del Grado en Óptica, Optometría y Audiología de la Universidad CEU San Pablo, en Madrid.

La realidad es que si necesitamos gafas y no las utilizamos solamente pueden pasar dos cosas: “La primera es que no veamos bien, ya sea de lejos o de cerca; y la segunda es que consigamos ver bien, pero sometiendo a nuestros ojos a un sobreesfuerzo que puede tener otras consecuencias, como la fatiga ocular, el dolor de cabeza, el lagrimeo, la pesadez de ojos...”, dice la experta.

“En general, la población española no tiene conciencia de salud visual. Por ello, cuando ya acuden a la consulta tienen una pérdida de visión importante. Diría todavía más, nuestro país tiene la tasa más alta de Europa en cuanto al retraso en someterse a una revisión de la vista”, comenta Jorge Maguilla, vocal de comunicación del Colegio Oficial de Ópticos-Optometristas de Andalucía (Coooa).

Regístrese para leer más...

Contacto

 

Contáctenos

Aliados