Cerrar X
Escríbenos
Imagina una videoconferencia entre médicos de todo el mundo. Un grupo selecto de profesionales (oncólogos, biólogos, expertos en genética, etc.) no despegan la vista de sus pantallas en Beijing, Bruselas, Londres y Los Ángeles, mientras un reconocido oncólogo estadounidense lidera la siguiente discusión virtual sobre una paciente británica, de 38 años, con un cáncer de pulmón avanzado. Gracias a la realidad virtual, el equipo revisa simultáneamente el expediente de la paciente (su historial médico, su estilo de vida, imágenes en alta resolución de su patología y muchos otros datos biológicos) y los coteja con casos anteriores.

Finalmente, los expertos deciden, por unanimidad, el tratamiento más adecuado y llegan a la conclusión de que su probabilidad de supervivencia es elevada. Además, incluyen a la paciente en un programa de supervisión en tiempo real basado en inteligencia artificial, que supervisa que toma la medicación y, al tiempo, recopila datos sobre su enfermedad para uso de toda la comunidad médica.

Puede parecer ciencia ficción, pero es una realidad y se conoce como medicina de precisión. Consiste en llegar a un entendimiento más profundo de las enfermedades a través la recopilación de datos. De este modo, es posible adaptar los tratamientos a cada individuo desde el inicio de su enfermedad, en lugar de aplicar tratamientos genéricos. Pero hay más: la medicina de precisión también tiene una vertiente preventiva, al utilizar data analytics para identificar riesgos en los pacientes incluso antes de que muestren síntomas. Ambas aplicaciones suponen mejoras para los pacientes y un menor coste para ellos y para el sistema sanitario.

Regístrese para leer más...

Contacto

 

Contáctenos

Aliados