Cerrar X
Escríbenos

Nick Bostrom (Suecia, 1973) filósofo y profesor de la Universidad de Oxford, director del FHI (Instituto para el Futuro de la Humanidad) y autor de Superinteligencia: caminos, peligros, estrategias (2014), es uno de los exponentes más destacados del pensamiento transhumanista y una de las voces más respetadas en la actualidad. Reconocido por su trabajo sobre superinteligencia, ha enfocado sus investigaciones en torno a las ventajas y riesgos que trae la incorporación de tecnologías emergentes en distintos campos; a las connotaciones éticas que implica el desarrollo de Inteligencia Artificial; y a la formulación de escenarios estratégicos para la humanidad ante posibles catástrofes climáticas, económicas o tecnológicas, ideas que han influido en el pensamiento de figuras como Stephen Hawking, Bill Gates y Elon Musk.

Picture2

 

 

En términos generales, el transhumanismo es un movimiento cultural e intelectual que promueve la adopción, fabricación y desarrollo de herramientas tecnológicas para ser aplicadas a diversas disciplinas que, a través de sus prácticas, inciden de manera significativa en la mejora de las condiciones de vida de los humanos, por ejemplo, la bioingeniería o la neurobiología.

 

 

 

Esta corriente emergente que trae consigo la reformulación del concepto de “especie humana”, está orientada a expandir las capacidades tanto físicas como cognitivas de nuestra especie, con el fin de superar las limitaciones humanas y explorar nuevos horizontes. Bostrom está a favor de alcanzar la perfectibilidad humana y la automejora, a través de la correcta aplicación de la ciencia, de ahí que, podamos entender la edad y el estado actual de la raza humana, no como el punto culminante y definitivo de una larga cadena evolutiva, si no, como un estado transitorio en una fase temprana del desarrollo de la humanidad.

Conocer la ciencia para dominar la naturaleza no solo fue el sueño del humanismo renacentista, también lo fue, siglos atrás, del universo griego. El más célebre inventor de Atenas, decidido a superar los límites naturales de la condición humana y cuya desaforada creatividad lo llevó a inventar la plomada, el mástil, la vela y el hacha, fue víctima de sus propios excesos y castigado con severidad por los dioses. Dédalo, el ingenioso arquitecto y artesano griego, famoso por haber construido el laberinto de Creta bajo las órdenes del rey Minos, fue encerrado en el centro de la construcción junto a su hijo Ícaro, por haber tejido una treta para asesinar al Minotauro. Esta espléndida fortificación que contaba con una red subterránea de túneles y cámaras con una única entrada y salida, sería la guarida de este ser monstruoso. Por su parte, Dédalo, consciente de la imposibilidad de salir de allí, pero motivado por el ferviente deseo de escapar de la prisión, fabricó unas alas de pájaro gigantes para abandonar la isla y sortear las aguas del mar Egeo, recolectando plumas de diversas aves y utilizando hilo y cera para lograr la complexión justa. En la huida, Ícaro voló demasiado alto y la intensidad del sol derritió la cera, consiguiendo que las alas se despedazaran y el impetuoso joven se anegara en el mar.

Por otra parte, los adelantos en ingeniería genética para obtener mejoras en el sistema inmune o en el sistema cognitivo, se deben a múltiples avances, como los emprendidos por el equipo liderado por el científico Floyd Romesberg, a partir del desarrollo de la primera forma de vida semisintética con genes artificiales. Así mismo, desde 2013, el novedoso sistema CRISPR, cuya tecnología permite la edición de genomas para aplicación clínica, persigue la programación de la vida: crear, cultivar, modificar e implantar información genética, o realizar cambios en el ADN de las células para curar una enfermedad hereditaria o editar un embrión.

 

Transhumanismo

 

Además de estas herramientas que cuentan con gran potencial para el tratamiento de enfermedades genéticas, hay otras que persiguen extender la vida a través de laimplementación de complejos sistemas. El sueño de transferir toda la información almacenada en un cerebro humano a un ordenador atraviesa una etapa experimental. El objetivo es que la memoria, la identidad personal, los recuerdos y otros datos, puedan llegar a cultivarse, trasplantarse y preservarse con la ayuda de sistemas avanzados de conexión hombre-máquina, a partir de una técnica conocida como neuropreservación.

Y es que, un estudio de la Universidad de Stanford afirma que la clonación de información neuronal es posible a través del análisis y proyección de perfiles en redes sociales, para crear modelos de personalidades idénticas que replican comportamientos en la red.

Con cada nuevo adelanto técnico nos vamos aproximando a diversos escenarios que jamás habíamos contemplado y, a medida que la tecnología madura, crece su potencial destructivo. Sin embargo, una extensa gama de aplicaciones, como la nanotecnología, la impresión 3D, los drones o los exoesqueletos, posibilitan el desarrollo tecnológico y plantean nuevos desafíos para mejorar las condiciones de vida humana. En palabras de Bostrom:

“El hombre es la mayor promesa y la mayor amenaza para el hombre. Estamos en medio del mayor proceso transformativo de la Humanidad, el que tal vez nos abra las puertas del post-humanismo. Pero las mismas tecnologías que nos van a posibilitar ese salto entrañan también grandes riesgos. En cierto modo, somos como bebés jugando con explosivos.”

 

Por: Felipe Niño Malagón

PwC Colombia

La gestión del talento humano debe planificarse considerando el necesario alineamiento con el planeamiento estratégico de la empresa.

Ante un entorno organizacional competitivo las empresas planifican la atracción de clientes e inversionistas y también buscan atraer y retener el talento.

Así como los modelos de segmentación de mercado buscan fidelizar y retener a sus “buenos clientes”, asimismo los modelos de segmentación de talento deben buscar fidelizar y retener a sus “buenos trabajadores”.

Tomando en cuenta esta necesidad, las estrategias de gestión de retención, compensación e incentivos de personas está generando en la actualidad una tendencia basada en una visión práctica e integral de las contrataciones, compensaciones e incentivos de personas.

Regístrese para leer más...

En 2010, cuando las redes sociales empezaron a ganar popularidad, Damon Centola, un sociólogo del MIT, empezó a investigar cómo afectaban las RRSS al comportamiento de las personas. Sus experimentos probaron que cuando las personas están en comunidades muy interconectadas, son mucho más propensas a participar en comportamientos ‘prediseñados’ –en el caso del experimento, el comportamiento sugerido era apuntarse a un foro sobre salud-. En cambio, aquellas que se encuentran en redes más distantes o con menos conexiones entre sí lo son mucho menos.

A pesar de la infinidad de cambios que han experimentado tanto la tecnología y como el algoritmo que gobierna las redes, las investigaciones de Centola siguen estando muy vigentes, ocho años después. Además, ilustran perfectamente uno de los principios del Katzenbach Center –el instituto de liderazgo y cultura empresarial en el que participa Strategy&, la consultoría estratégica de PwC-: pon en práctica métodos cross para ‘viralizar’ los comportamientos que ayudarán a tu compañía a alcanzar sus objetivos estratégicos, porque la gente tiende a imitar lo que hacen sus compañeros. Estamos hablando de cómo extender estos comportamientos en tu organización.

Regístrese para leer más...

En la actual “guerra por conseguir el mejor talento”, la alineación de los objetivos de negocio con los intereses individuales de los empleados, se ha convertido en un pilar fundamental para el éxito de una compañía. Y en este nuevo contexto, la función de Recursos Humanos, tradicionalmente enfocada a gestionar tareas meramente administrativas y alejadas de las decisiones estratégicas, ha evolucionado. Hoy en día, más allá de administrar operaciones transaccionales, Recursos Humanos necesita entender cuáles son las necesidades de sus negocios y conocer a sus empleados con el máximo nivel de detalle, para facilitar a sus organizaciones soluciones de alto valor. Un aspecto que está transformando la relación que los directores de RRHH mantenían hasta ahora con los máximos responsables de sus compañías.

Bajo este nuevo contexto, para conseguir alcanzar los niveles más altos de rendimiento de una organización y aprovechar al máximo el potencial de todos sus integrantes, el director de Recursos Humanos debe asesorar al CEO sobre las diferentes estrategias a seguir en lo que respecta a la gestión del capital humano de sus empleados. Utilizando un ejemplo, la relación entre ambas figuras debiera asemejarse a la establecida entre un “coach” con su “coachee”. La función del coach (Director de RRHH) se centrará en acompañar, orientar y sobre todo en proporcionar al CEO, una nueva visión del potencial de su Organización, que le permita tomar decisiones, quizás no contempladas hasta ese momento, basadas en este nuevo planteamiento. La comunicación constante y el establecimiento de una confianza mutua entre ambas figuras, resultarán cuestiones imprescindibles para el buen funcionamiento de la organización.

Regístrese para leer más...

Fuente Aliada: Inspyra

“La cultura de Facebook no es una cosa que se queda en el papel, en Facebook la cultura se vive todos los días, porque hay una cantidad de cosas que no están escritas lo que implica una cultura que no pone barreras y es autosuficiente porque no hay procesos fijos”

Así abrió el Encuentro Nº 31 de la Comunidad F, el Gerente de Facebook Colombia Juan Pablo Consuegra, quien detalladamente explicó a los afiliados de la ciudad de Bogotá el pasado 31 de Enero de 2018, la forma en que se compone la cultura de una organización a la vanguardia y dominante del mercado digital, en otras palabras la Cultura Organizacional de Facebook.

Regístrese para leer más...

¿Sabías que la llegada de un empleado a una nueva compañía es uno de los momentos más importantes de su relación con ella? Y es que no hay duda, la primera impresión siempre cuenta y por ese motivo, cada vez son más las organizaciones que están trabajando con intensidad para mejorar la experiencia de los nuevos empleados en todas sus fases, empezando por el momento previo a su incorporación a la empresa.

El así denominado proceso de “Onboarding” consisten en poner en marcha una serie de acciones encaminadas a facilitar la incorporación de los nuevos empleados a la compañía, y su integración en la cultura corporativa. Según un estudio de Wynhurst Group, los empleados que experimentan su entrada en la compañía a través de un proceso estructurado tienen un 58% más de probabilidad de permanecer en la plantilla después de 3 años.

Porque si hemos invertido tanto esfuerzo, cariño y recursos en nuestros candidatos durante todo el proceso de selección, en el momento de la incorporación y las semanas previas al mismo no deberíamos de bajar el ritmo. Por ello, me gustaría compartir algunas ideas y reflexiones sobre este proceso tan importante.

Regístrese para leer más...

La capacidad que tienen los avances tecnológicos para transformar el mercado de trabajo no es un fenómeno nuevo, ni siquiera reciente. No hay más que recordar el movimiento Ludita, surgido en plena Revolución Industrial, que se opuso a la llegada de los primeros telares mecánicos en la Inglaterra de 1811.

Lo cierto es que, ya en aquel entonces, la mejora de la productividad como consecuencia de la mecanización acabó generando a largo plazo en el Reino Unido muchos más puestos de trabajo de los que se perdieron en sus inicios -que se perdieron, y muchos-.

Durante estos doscientos años, la teoría económica ha puesto en solfa la llamada falacia ludita y ha venido demostrando los efectos positivos del desarrollo tecnológico en el crecimiento y en el empleo. Sin embargo, en los últimos años, se ha vuelto a poner de actualidad este viejo debate como consecuencia del tremendo desarrollo de las tecnologías digitales -robotización, automatización, Inteligencia Artificial...-. Y cabe, entonces, hacerse algunas preguntas: ¿tendrá el actual salto tecnológico el mismo efecto que los anteriores? ¿Qué tipos de empleos quedarán para las personas si las máquinas inteligentes llegan a ser capaces de hacer mejor nuestro trabajo? ¿Se volverá a cumplir la falacia ludita? Con la intención de aportar su granito de arena en esta cuestión, PwC ha elaborado un estudio, a partir del análisis del mercado laboral de 27 países de la OCDE, Rusia y Singapur –más de 200.000 puestos de trabajo-, que arroja unas conclusiones y unas cifras interesantes.

Regístrese para leer más...

Es el gran tema del momento. La preocupación y el objetivo de todo cargo directivo. La base sobre la que se sustentan debates, conferencias y libros con las recetas que convertirán su empresa en otra más moderna, adaptada al siglo XXI y, sobre todo, más rentable. La transformación digital ocupa la agenda de las compañías, grandes, medianas y pequeñas, como un imperativo para poder sobrevivir, y con una frase subrayada para explicar, de forma recurrente y automática, la importancia del momento: “No es una época de cambios, es un cambio de época”.

Según la décima edición de la Encuesta Mundial sobre el Coeficiente Digital de las Empresas realizada por la consultora PWC, el 82% de las empresas españolas están acometiendo procesos de digitalización para aumentar sus ingresos como objetivo prioritario, casi 10 puntos más que la media internacional. El segundo es mejorar la rentabilidad. Metas de negocio para los que recurrirán, dice la encuesta, al internet de las cosas y a la inteligencia digital como tecnologías disruptivas principales, en un proceso que lideran casi únicamente los consejeros delegados, como máximo responsable ejecutivo del devenir de la organización.

Pero la llamada transformación digital, pese a estar tan extendida, corre el serio peligro de acabar en cambios puramente estéticos. Lo advierte la propia PWC :“A medida que las compañías tienen un mayor conocimiento de las tecnologías digitales, y de que su desarrollo implica a toda las partes de la empresa, son más conscientes de la dificultad que supone integrarlas y aprovecharlas al máximo”. O en otras palabras:no es tan fácil como parece.

Regístrese para leer más...

Fuente:MBA & Educación Ejecutiva

Este año se presentarán muchos cambios que las empresas deben tener en cuenta para un mejor crecimiento, como en tecnología e innovación, pero también hay otra área que no debe pasar desapercibida: la administración laboral.

Por ello, el Workforce Institute de Kronos Incorporated y Dan Schawbel miembro de dicho instituto, explican que en esta área se perciben cinco tendencias que impactarán de forma importante durante 2018, las cuales son:

Regístrese para leer más...

Fuente: LaSillaLlena

Cada vez es más visible la necesidad de formar para el liderazgo para la educación y de crear nuevos caminos para lograrlo. No se trata de largas sesiones magistrales, sino de crear metodologías que resalten el valor de la experiencia. La experiencia tendrá mayor impacto si se vive en colectivo.

Una búsqueda desprevenida en Google con la frase “formación para el liderazgo en educación” arroja 4.180.000 resultados. Si a la búsqueda se le aumenta “en Colombia”, aparecen en pantalla 2.550.000. Los títulos de las primeras páginas hacen referencia a estudios sobre la importancia de la formación para el liderazgo, el papel del liderazgo en el mejoramiento de la educación, la relación entre el liderazgo y la innovación y la necesidad imperante de formar líderes con las competencias que exige el nuevo siglo.

Regístrese para leer más...

Página 1 de 5

Contacto

Contáctenos

Aliados